Clase media flotante

Hace poco comenté respecto a que nosostros, los flotantes, estamos en un precario equilibrio, siempre cerca de un precipicio. Según yo el flotante es esencialmente de clase media. Ésta se caracteriza cualitativamente mejor que cuantitativamente. No estoy subestimando el factor materialista estructural del asunto, sino que quiero hacer notar desde un punto de vista inmaterial las características que moldean esta clase. Partiré afirmando que se puede ganar trescientos mil pesos más o menos y tener una familia del mismo tamaño (o no tener familia , entendiendo por familia a un grupo de personas que comparten los mismos recursos monetarios, aun cuando estas personas no habiten el mismo domicilio) y una de las familias puede ser de clase baja, mientras que la otra es de clase media. Lo que distinge fundamentalmente entre una clase media y una clase baja y una clase alta es el capital cultural. Ahora es pertinente plantear que entiendo por capital cultural. Ahora entonces comienzamos a hablar de valores y no de precios cuantificables efectivamente. Es muy cierto sin embargo, que el capital cultural muchas veces es accesible monetariamente, pero eso no es siempre así. Un ejemplo al respecto constituye la autovaloración de clase media. En este sentido puede ser ilustrativa el valor de sentirse con derechos, que le deben ser inapropiables. El primer derecho es el derecho a la educación, un valor que la clase media considera esencial para “surgir”. Ese querer, ese aspirar a más, ese querer saber, ese querer viajar, ese querer bienestar es común tanto a clase media como a la baja, sin embargo, la clase media funda sus esperanzas en la educación y en la más alta educación, en las mejores universidades, siguiendo las llamadas profesiones liberales y las que son “propias” de la elite. Claramente la clase media no forma parte de esa elite, la cual abarca sólo a los más ricos de un país. Y esa diferencia entre clase media y clase alta es precisamente el factor monetario, mas no necesariamente el capital cultural. Caricaturescamente os presentaré un caso. Cuando una persona de clase alta muy adinerada pasa por una biblioteca pública lo más probable es que no le sea muy necesaria, porque en su propia casa habrá de tener los libros que desea y que son de su propiedad. En cambio, un apersona de clase baja aun cuando se merece, tiene derecho y tal vez hasta desea ingresar a la biblioteca se inhibe frente a la Biblioteca Nacional o la Biblioteca de Santiago y ni siquiera se plantea que puede ir y entrar por todas las puertas que encuentre abiertas a su paso. Es posible que un niño o una persona mayor ni siquiera pase por fuera de grandielocuentes edificios públicos, es posible incluso que una persona que no sabe leer no sepa tampoco de su derecho a gozar de ese bien público cultural y que tampoco sepa que existen libros allí, que le pueden ayudar a aprender a leer. Por supuesto ya se habrán imaginado lo que hace el sujeto de clase media. Pasa por la biblioteca como Pedro por su casa y demanda muy educadamente y goza de todos los privilegios que entrañan el mundo de una buena biblioteca, escuchará a los guías, seguirá indicaciones, pedirá explicaciones, llevará los folletos informativos que le interesen y ocupará plenamente y en legítimo derecho toda la infaestructura pública. Y es por eso que quienes más demandan derechos constitucionales e inalienables que garanticen la calidad de la educación pública, aunque también la clase media se eduque en establecimientos educacionales privados o particulares con subvención estatal. Tengo amigos y compañeros que no accedieron a la educación superior, pero que sin embargo trabajaron desde recién salidos del colegio y aunque comenzaron en labores muy mal pagadas el capital cultural previo les permitió acceder a puestos de mayor responsabilidad al interior de su ámbito laboral y hoy en día tienen bienes materiales esenciales para tener una vida agradable como son una casa y acceso a la salud y la educación para sus hijos. A diferencia de ellos que no son flotantes (pero sí de clase media), el profesional de nuestra condición precaria y flotante, no ha tenido aún la posibilidad de independencia total, generalmente, salvo contadas excepciones, hemos tenido que postergar muchos asuntos de desarrollo personal para poder estudiar carreras caras y en buenas universidades. Es común que no tengamos hijos, ni pareja, ni casa. También es posible ser flotante en esas condiciones, pero siempre ha de haber en la familia alguien que posea mayor seguridad respecto de sus condiciones laborales. Por cierto que ya no es, ya no hay, la seguridad de trabajar veinte años en el mismo lugar, al contrario, siempre existe la posibilidad de quedar cesante y de brazos cruzados en la eventualidad de una enfermedad catastrófica, de sufrir un incendio o cualquier otra emergencia. La clase media entonces se caracteriza por la incertidumbre permanente, porque de un día a otro, de un instante a otro, puede ser pobre o puede ser mediananmente rico o muy rico (si se gana la lotería). Lamentablemente siempre hay más probabilidades de caer en desgracia que de tener un golpe de suerte. Esto es lo que hace a esta clase ser un entramado social que vive siempre en un estado de emergencia permanente. Dadas sus posibilidades culturales y monetarias, la clase media vive endeudada, lo cual es otro factor de inseguridad y por eso es la más fácil presa del miedo general, del pánico existencial. Podría seguir, pero el largo de este post me lo impide. Espero críticas, espero discusión, espero que contradigan, porque sé que he dado una muy laxa pincelada.
Aurora

About these ads

Etiquetas: , , , ,

5 comentarios to “Clase media flotante”

  1. Vicho Says:

    Creo que esta bien escrita la reflexion, pero hay algunas cosas centrales de lo afirmado que me parece se pueden ver de otra manera. Primero, la clase media ya me parece algo discutible como categoria , yo hablaría de sectores medios. Ahora bien, si entedemos el concepto Clase , por la capacidad de consumo y no por el lugar de la division social del trabajo, lo entiendo (aunque no lo comparto) pero creo que los profesionales flotantes desde ese punto de vista son pobres (consumo) y no clase media (que por lo demas no me parece como categoria), yo creo que los profesionales somos trabajadores , en incluso gran parte de la pymes en realidad son trabajadores dependientes encubiertos tras una mascara de pequeño capital y una performance de propiedad, pues en realidad la mayorias de sus precios son fijados por la coercion del comprador monopolico que en su condicion devela una situacion contractual, disfrasada por los mecanismos que antes mencione. En general creo que mientras los profesionales flotantes nos acerquemos mas a los sindicatos y organizaciones sociales y nos alejemos de las ongs , más aumentaremos en el mediano y largo plazo, las posbilidades de estabilidad y bienestar laboral, pues una profesion estable para nosotros dice mayor relacion con los intereses de las clases trabajadoras que con la situacion hegemonica actual y definitivamente las ong no ayudan mucho a cambiar la actualidad …Esop, Salud y felicitaciones por el sitio

  2. Andrea Says:

    ¿Qué diferencia hay entre sectores medios y clase media?. En la reflexión de Aurora la clase no es definida en términos cuantitativos ni menos en términos de consumo. Por otra parte, estoy de acuerdo en que la condición de los trabajadores flotantes cambiará en la medida de que nos acerquemos a los sindicatos y organizaciones sociales, sin embargo tomar esa opción no implica que necesariamente debamos abandonar el trabajo de la ONG’s. Aurora nunca cuestionó nuestra condición de trabajadores.

  3. Vicho Says:

    Aclaraciones… Primero, yo solo comento algunas cosas, pues es lo que pedia la nota al final, no estoy debatiendo o contradiciendo (cosa que tambien pedia la nota en todo caso), Segundo , respecto al capital cultural , creo que no es una variable determinante para dirimir la pertenencia a un clase (que para mi es una categoria que dice relacion con estructrua economica, pero entiendo que se utilize de otra manera) voy a poner un ejemplo: creo que un asunto que dirime (y mide, para mal mas que para bien) el capital cultural de un persona es el titulo universitario, ahora bien, si es por eso que se define una clase, los profesionales flotantes deberiamos ser de la clase mas pulenta y no lo somos, al contrario, algunos personajes que no tienen titulo universitario como por ejemplo brunner o el vocero de gobierno Vidal pertenecen a la clase dirigente, en concecuencia el capital cultural es una variable relativa en relacion a la pertenecia de clase (porque a su vez historicamente han habido personas con mucho capital cutural de la clase trabajadora y no de la “clase” media como Recabarren, Mariategui etc) Economicamente hablando: Capital, se define principalmente por la posibildiad de recrearse en mas capital (capital viene de cabeza, por las cabezas de ganado y el ganado hace más ganado, -Kullin por ejemplo-) , y claramente nuestro “capital” cultural no nos permite aquello (mas alla del plano cultural evidentemente). En esta misma orientacion , la diferencia entre sector y clase , al menos para mi, es que la primera dice relacion con identificaciones más de corte subjetivo como ciertos comportamientos culturales, ciertos comportamientos de consumo , etc, en cambio la Clase dice relacion con factores más estables como el rol en la division social del trabajo. Finalmente , yo no digo que renunciemos a las ONG, porque de hecho al menos para mi, es el unico lugar en donde he encontrado pega, lo que digo es que mientras la clase trabajadora no avance en sus reivindicaciones nunca obtendremos honestamente un trabajo estable , pues la ONG cumplen el rol jibarizado de lo que antaño hacía el Estado u otras formas de socializacion de la economia; a las ONG no les intereza recrear estructuralmente socializacion de la economia y la vida social porque sino desparecerian. Lo que digo es que estructuralemente la ONG prefiere un fondo concursable a un fondo social participativo por ejemplo , por eso digo que “en el mediano y largo plazo” los sindicatos y organziaciones sociales podrían dotarnos de una situacion menos “liquida” y mas terrestre. Creo que en el corto plazo solo nos queda inestabilidad lo que por cierto nos hace ser trabajadores y no clase media , que sigue pareciendome mas un mito que otra cosa…Pero, todo esto lo digo porque es lo que pienso y tengo tiempo pa escribirlo, no porque no lo digan ustedes (aunque evidentemente pueden pensar distinto) esop y salud de nuevo para todas y todos. V

  4. Aurora Says:

    Me encanta que opinen. Estoy de acuerdo tanto con Andrea, como con Vicho. Mi definición de clase es por cierto artificiosa, aunque sí creo que la clase profesional trabajadora flotante es la más pulenta. No necesariamente en términos de consumo, pero sí con respecto a lo que puede hacer con el capital que posee. El trabajador flotante es de clase media porque su espectro de acción es el más amplio, porque puede ser pobre o rico. Muy bien dice Vicho que personajes como Recabarren o Mariategui fueron del pueblo, aunque estamos hablando de una época en que sí podíamos hablar de distinciones de clase tajantes y no gelatinosas como las actuales. Mi intención al calificar a los trabajadores profesionales flotantes como parte de la clase media o de un sector medio si se quiere, es relevar el valor de la educación y lo abrepuertas que puede ser. Es salirnos del ámbito de la queja permanente que se parece más al quejido permanente de los empresarios y de los agricultores que se hacen llamar de clase media cuando no lo son. Muchas veces me he encontrado con compañeros que verdaderamente están viviendo en la pobreza material, pero que lo están haciendo por falta de conocimiento, por pagar el noviciado, por idelismo extremo; pero también me he encontrado muchas veces con los mismos compañeros en torno a mesas opulentas, haciendo viajes por Latinoamerica y Europa en precarias condiciones, pero bien sabemos que un pobre no hace esos viajes ni como pobre. Mi artículo fue un análisis artificioso que en ningún caso consideraba todas las variables. No soy erudita en teoría de clases y a lo mejor usé mal esta manoseada palabra. Un ejemplo paradigmático de lo que quise ilustrar es el escritor Oscar Castro, con su personaje protagonista de La Vida Simplemente. Él era un niño que crecía en los arrabales de una ciudad, un niño sin zapatos que vivía entre el lumpen y la prostitución, pero su vida cambió cuando alguien (de clase media pobre) se apiada de él y le permite entrar a una biblioteca pública. Las condiciones materiales de ese niño no cambian dramáticamente, su materialidad sigue siendo precaria y de segunda mano, pero su horizonte cultural y su pensamiento son desde entonces más libres y con posibilidad cierta de ser revolucionarios. Las ideas sí se reproducen incluso más rápidamente que las cabezas de ganado. La sideas no mueren ni son expropiables, ni coemstibles ni agotables.

    Con respecto a las ONG’s, por supuesto que se trata de organismos que no debieran existir, pero a veces frente a un Estado explotador es mejor una ONG y autoexplotarse. Yo elijo trabajar donde se me den las más amplias posibilidades de trabajar remando para el lado que mis valores y principios me lo permiten.

  5. Andrea Says:

    Yo creo que hay un desacuerdo protentoso entre Vicho y Aurora y es que para Vicho ser de clase media implica estabilidad:

    “Creo que en el corto plazo solo nos queda inestabilidad lo que por cierto nos hace ser trabajadores y no clase media , que sigue pareciendome mas un mito que otra cosa…” (Vicho).

    Para Aurora y para Unvited Guess (lean el articulo de el Trade Off y Estado de emerfencia permenente) el asunto es al revés, pues el trabajador flotante es inestable por definición.

    Según yo el pobre y el rico son los que viven con mayores seguridades. El pobre de su pobreza y los subsidios y de la caridad, porque aunque trabaje seguirá siendo pobre. El rico en tanto, está seguro porque trabaje o no, nunca le faltará nada. El que no es pobre ni es rico (y esa es para mí la “clase media”), siempre debe trabajar y nunca debe esperar la ayuda ni del Estado ni de nadie. El de clase media lucha por sus derchos en un ámbito de derecho. Es empleado de los ricos aunque intenta ser independiente y/o autónomo, siendo su pecado el individualismo. Este ser del medio tiene clase cuando tiene conciencia de clase y no quiere ser como los ricos y no se olvida de los pobres, es el que menos se queja, porque sabe que el Estado tiene preocupaciones mayores que él. Otro día sigo. Mejor escribo un post.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: